Deducciones personales

CP PCCA LUDIVINA LEIJA RODRÍGUEZ

Además de las obligaciones fiscales con las que contamos como ciudadanos mexicanos de contribuir para los gastos públicos conforme lo establece la ley, a través del pago de impuestos; existe el derecho a las deducciones personales que desde una perspectiva, son dádivas para mejorar el bienestar de las personas y sus familias. Así, estas deducciones contemplan todos los gastos y costos realizados por las personas físicas con el objetivo de protección ya sea de sí misma o de sus hijos, padres, cónyuge, etc. Estas son aplicables para cualquier régimen en el que se encuentren, pero su disminución solo se puede hacer al momento de calcular el Impuesto Sobre la Renta (ISR) anual. De acuerdo al Sistema de Administración Tributaria (SAT), dentro de estas deducciones se incluyen los gastos de salud propios o de las personas antes mencionadas, causados por honorarios médicos y dentales, la compra de lentes ópticos graduados o primas por seguros de gastos médicos pagados de cualquier forma que cubra compra o renta de aparatos de rehabilitación, medicinas que expidan los hospitales, honorarios a enfermeras, análisis, estudios clínicos o prótesis. Por otra parte, las deducciones personales de educación contemplan las colegiaturas en instituciones privadas que cuenten con validez oficial de estudios, con montos máximos por estudiante que van desde los 14,200 y hasta 24,500 pesos en el nivel prescolar y bachillerato o su equivalente, respectivamente. Así como el transporte escolar obligatorio que se incluya en la colegiatura. No obstante, dentro del rubro no aplican las cuotas de inscripción o reinscripción, pues estas no pueden deducirse. Asimismo, pueden deducirse gastos funerales de la pareja y familiares, siempre que sea en línea recta; los donativos a instituciones autorizadas; los intereses reales pagados por créditos hipotecarios para casa habitación; las aportaciones complementarias de retiro para planes personales o a la subcuenta de aportaciones voluntarias, y los impuestos locales por salarios, cuando la tasa no exceda el 5%. Tal y como puede percibirse, estas deducciones tienen como justificación la falta de calidad en los servicios médicos, de educación y otros, que son ofrecidos a la población. De esta forma, el monto total de estas deducciones personales no podrá exceder de cinco salarios mínimos generales anuales o de 15% del total de tus ingresos, incluidos los exentos, lo que resulte menor.

Odoo CMS - a big picture

Presidenta del Colegio de Contadores Públicos de Saltillo, A.C.

 

Contáctanos