El auge de las áreas metropolitanas en México

CP PCCA LUDIVINA LEIJA RODRÍGUEZ

Las áreas metropolitanas constituyen un fenómeno global reciente que cuestiona la creación de una instancia de gobierno supra o intermunicipal que se encargue de la coordinación y la gestión de una aglomeración formada por motivos económicos, políticos y sociales, de dos o más municipios alrededor de otro llamado núcleo. De acuerdo a Magnusson (1997) este concepto de área metropolitana o metrópolis fue inventado para designar una realidad urbana que no podía ser entendida como una ciudad autocontenida y con una estructura fija, es decir cuya organización política y administrativa es variada. En ese sentido, diversos municipios de nuestro territorio mexicano han configurado este tipo de unidades, entre ellas las formadas en entidades federativas como la llamada “Zona Metropolitana del Valle de México” en la Ciudad de México, el Estado de Hidalgo y el Estado de México; en Puebla y Tlaxcala, la “Zona Metropolitana de Puebla-Tlaxcala”, en Jalisco, la “Zona Metropolitana de Guadalajara” o también “Ciudad de Guadalajara”; en Nuevo León, la “Zona Metropolitana de Monterrey” o conocida popularmente como “Monterrey”; y la “Zona Metropolitana de La Laguna o de Torreón” en Coahuila de Zaragoza y Durango, entre otras; las cuales constituyen regiones que económica, poblacional y territorialmente desafían al modelo de organización de las entidades federativas. No obstante que de acuerdo a la Comisión Nacional de Población (2013) hay 59 zonas metropolitanas con un total de 56.9% de la población total en México; la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos permite únicamente que los municipios se asocien o coordinen con otros gobiernos locales, para la gestión de servicios públicos, por lo cual subsiste la limitación institucional para una gestión metropolitana efectiva, tal y como afirma Arellano (2013). La experiencia a nivel global ha sido diversa, en Colombia por ejemplo es reconocida plenamente la personalidad jurídica, autonomía, patrimonio, autoridades y un régimen especial de las áreas metropolitanas, aparte de la estructura municipal. En países como Canadá y Francia, y en ciudades como Tokio, la estructura metropolitana se encuentra por encima de los gobiernos municipales, mientras que en Madrid, Miami y Los Ángeles, a pesar de no existir una autoridad metropolitana, hay una forma institucional que se adapta a la estructura del Estado. Asimismo, los casos en los que no existe ningún tipo de coordinación supramunicipal como en Washington y Ámsterdam, de acuerdo al mismo autor (2013). Así, México urge a innovar su estructura administrativa, para adaptarse a este fenómeno que hoy en día traspasa su realidad institucional, lo cual le permita avanzar simétricamente en el proceso de globalización y en la generación de una economía cada vez más sólida, competitiva y dinámica.

Odoo CMS - a big picture