El deseo de emprender.

CP Jesús Alejandro González Narváez

Como personas tenemos la necesidad de salir adelante en la vida, es decir tener una fuente de ingresos, la cual nos permita tener lo necesario para proveer a los nuestros; normalmente las opciones para realizarlo son dos: la primera de ellas es siendo empleados de algún centro de trabajo en el cual desempeñemos alguna actividad que será remunerada, y la segunda es tener nuestro propio negocio, en algunos casos extraordinarios ambas, pero centrémonos en la segunda opción “tener nuestro propio negocio”. Hay dos causas por las cuales se toma la decisión de emprender un negocio personal, una es por necesidad y otra es por el deseo de hacerlo, pero ambas nos empujan a llevarlo a cabo, sin embargo, existen personas que no se sienten aptos para emprenderlo, otras se sienten aptas pero no saben cómo, y en otros casos se sienten aptas, saben cómo pero no tienen el tiempo, sin importar cuál sea el caso, en todos la constante es el propósito de hacerlo; una de las frases que en algún momento citó Napoleón Hill (escritor, periodista y profesor estadounidense) fue: “Los pensamientos son cosas, cosas muy poderosas cuando se combinan con la exactitud del propósito, la perseverancia y un imperioso deseo de convertirlas en riqueza, o en otros objetos materiales”. Esos pensamientos (ideas) podemos aterrizarlos y convertirlos en riqueza, y he aquí la pregunta que se hacen todos aquellos que buscan emprender un negocio ¿Cómo puedo empezar un negocio? En una estadística realizada por el periódico el Financiero, se muestra que el 75% de las empresas creadas, cierran tras dos años de operación, entre las causas principales finanzas débiles, falta de objetivos y planeación deficiente. Lo anterior no es para desanimar, sino para entender las causas y poner énfasis en ellas, para que nuestro negocio crezca y tenga más oportunidad de mantenerse como un negocio en marcha. A continuación, comentamos algunos de los pasos más básicos para crear o emprender un negocio, mismos que no harán mantener nuestro negocio: Primero: Debemos tener una motivación para emprender nuestro negocio, si no existe una motivación real y genuina estaríamos empezando sin cimiento sólido. Segundo: Debemos de tener una idea y en la medida de los posible tenerla bien analizada, es decir tener claro lo que deseas crear o hacer en tu negocio. Lo siguiente es, determinar el servicio o producto que vas a ofrecer a tus clientes conociendo bien a quien lo venderás; no te lances sin un rumbo, antes detecta las necesidades del mercado. Tercero: Generalmente emprendemos solos o empezamos solos, y seguramente llegará el momento en donde debemos buscar tener un buen equipo. Podrás tener una excelente idea que sea viable y consolidarla, sin embargo, es sano allegarte de gente que pueda aportar a tu idea, es importante no tener miedo a compartir o dar a conocer tu idea y/o tu proyecto, acuérdate mejor son dos que uno. Cuarto: Después de haber definido tu idea (a lo que te vas a dedicar a hacer) y quienes pudieran aportar más a tu proyecto, es importante en este punto preguntarte ¿Cómo puedo hacerle para que funcione? Debemos de contar un esquema o como comúnmente se le llama “Plan de Negocios” en el cual tengamos claro los elementos clave, con la intención de enfocarnos a ellos, esos elementos clave pueden ser: las cuestiones técnicas de mi proyecto, la forma en que financieramente voy a operar (tener los recursos), el mercado al cual voy a atender (la gente o empresas a las cuales les venderé), compromiso de la gente que me apoyará a realizar el proyecto, la utilidad que espero tener, etc. Si no existe un plan de vuelo, el avión puede tomar un rumbo distinto al que buscábamos llegar. Quinto: Importantísimo considerar los fondos necesarios para empezar a trabajar y no sólo para empezar a trabajar, sino para mantenerla operando hasta que podamos observar que hay ingresos constantes, llegar al punto en que digamos “El negocio se está manteniendo solo”. Existen fuentes de financiamiento, mismas que deberás de considerar en tu plan de negocios, ya que en todas existen sus pros y sus contras, mismas que tendrás que valorar, y considerar la más conveniente para tu idea. Sexto: No esperes más, emprende el vuelo, el mejor momento para invertir es hoy, no dejes que tus ideas se queden como eso, cómo ideas, atrévete, y conocerás que existe mucho potencial en ti.

Vicepresidente de Sector Empresas del Colegio de Contadores Públicos de Saltillo, A.C.

Odoo CMS - a big picture