Finanzas personales y educación financiera

CP Luis Alejandro Flores Espinoza

A lo largo de nuestra vida y conforme vamos creciendo, nuestro entorno económico es cambiante. Cuando somos niños solemos depender financieramente de nuestros padres, en la juventud algunos ya trabajamos en nuestro tiempo libre para generar ingresos que contribuyan a los gastos personales y después de la mayoría de edad o al concluir la carrera universitaria entramos a la edad productiva, llegó la hora de trabajar y/o emprender de tiempo completo para generar los ingresos que van a satisfacer nuestras necesidades de bienes y servicios, el detalle es que muy pocos llegamos a esa edad con una buena educación financiera, debido a que el modelo educativo mexicano no nos enseña cómo manejar las finanzas personales, que según la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF) se refieren a la administración del dinero de las personas. La educación financiera es importante para un adecuado manejo de las finanzas personales y pese a esto, según la Encuesta Nacional sobre Comportamientos, Actitudes y Conocimientos Financieros practicada en México por el Banco Mundial en el año 2013, el 51% de los encuestados dijeron que nadie les enseñó cómo administrar el dinero; así mismo según la Encuesta Cultura Financiera de los Jóvenes en México realizada por Banamex-UNAM en el año 2014, el 56% de los jóvenes mexicanos llega al final de mes sin sobrantes de dinero y el 61% no pensado en su retiro ni en ahorrar para cuando llegue. A continuación se citan algunos hábitos que poco a poco van a contribuir en generar mejoras en tus finanzas personales actuales y futuras:

1. No compres todo lo que se te antoje, si no lo que necesitas: El consumismo en el que vivimos actualmente, nos genera hábitos de compra basados en el deseo y no en las necesidades, si lo que se pretende es gozar de salud financiera deberemos mesurar nuestro nivel consumo y basarlo en las necesidades.

2. Elabora tu presupuesto de ingresos y de egresos de forma periódica: Controla tus ingresos y egresos mediante la elaboración y seguimiento de un presupuesto, si tus ingresos son mayores que tus gastos es sinónimo de finanzas sanas, caso contrario, deberás identificar las partidas de gasto que no son del todo necesarias y se pueden eliminar.

3. Inicia con el hábito del ahorro definiendo los objetivos del mismo: Ahorrar no es sinónimo de guardar lo que nos sobra, sino el hábito de destinar un porcentaje de nuestros ingresos para cumplir metas en un futuro, que pueden ir desde realizar un viaje familiar hasta un retiro digno. Se recomienda ahorrar mediante el sistema financiero con el fin de obtener seguridad e intereses que amortiguan la pérdida del valor del dinero a través del tiempo.

4. Maneja de forma adecuada tu vida crediticia evitando sobreendeudamientos: Las líneas de crédito que contraemos no son dinero adicional, más bien son compromisos adquiridos en el presente que deben cubrirse en el futuro, a partir de esa premisa debemos tener claro que si no manejamos de forma responsable el crédito podemos caer en sobrendeudamientos que nos generen un mal historial crediticio y perdida de nuestro patrimonio.

5. Protege tu patrimonio trasladando los riesgos mediante la contratación de pólizas de seguro: Día a día nos enfrentamos con situaciones que ponen en riesgos nuestro patrimonio, para lo cual el sistema financiero pone a disposición seguros que nos ayudan a prevenir la perdida de nuestros bienes, a través del pago de una póliza se traslada el riesgo de sucesos inesperados.

6. Invierte en tu retiro: Debemos pensar en nuestro retiro desde que iniciamos nuestra vida productiva, y hacer aportaciones voluntarias desde jóvenes a nuestro fondo de retiro, consiguiendo con ello finanzas sanas en nuestra edad adulta.

Así, la educación financiera y el adecuado manejo de las finanzas personales, viste una gran importancia en la educación desde la niñez debido a que en esta edad es en la que el ser humano construye formas de pensar y se genera hábitos que lo acampanarán a lo largo de su vida, formando así adultos con inteligencia financiera, responsables del manejo de su dinero y con una menor probabilidad de enfrentar problemas financieros. Por ultimo no olvidemos que la mejor forma de enseñar es con el ejemplo: “El ejemplo no es la cosa más importante que influye sobre otros. Es la única cosa” Albert Schweitzer.

Odoo CMS - a big picture

Vicepresidente de Sector Gobierno Suplente del Colegio de Contadores Públicos de Saltillo, A.C